El Benidorm del Cristo

El Benidorm, pintado por Alzola


Emilio Escotet Saturnino, pertenecía a una de las muchas familias llegadas desde Cataluña a Oviedo en el siglo xix, y desde entonces miembros relevantes en la industria, hostelería y comercio de Oviedo. A la misma familia pertenecían, por ejemplo, los Escotet de la peluquería establecida desde los años 20 en la calle Arguelles. En 1960, Emilio abrió el merendero al que tituló Benidorm, aprovechando la fama que de que gozaba la población alicantina, debida, sobre todo, por aquel entonces, a su Festival de la Canción. En 1963 Escotet amplía la oferta del establecimiento con una pista de baile que estuvo funcionando hasta 1972, y a donde acudían los ovetenses para disfrutar de la música del momento (y para ligar, si se daban bien las cosas). Dado lo espacioso de la finca, Emilio aún tenía sitio donde almacenar una cantidad importante de sillas plegables, de las de madera, que se alquilaban para todo tipo de eventos (por entonces se llamaban actos, espectáculos, acontecimientos…). El Benidorm era uno de los lugares de ocio más frecuentados por jóvenes y no tan jóvenes que disfrutaban tanto de su espacio al aire libre, sobre todo cuando el sol lograba hacerse ver, como del interior. El martes del campo y el día del bollo mateino, resultaba difícil encontrar sitio en el Benidorm o en los otros merenderos del Cristo. Cuando en 1962 fallece a los 24 años Chus Herrera (hijo de Herrerita y, como su padre, destacado futbolista que forma parte de la historia del Real Oviedo y del Real Madrid), Emilio Escotet, también notable jugador en los años de la posguerra, crea la peña oviedista Chus Herrera, con sede en el Benidorm. Una de las actividades de la peña era la entrega del título Madreña de honor a figuras destacadas como Isidro Lángara o Ricardo Vázquez- Prada. También son muy recordados los campeonatos de mus que se celebraban allí. Durante 30 años, hasta 1990, Emilio y su esposa Pilar regentaron el negocio, sin que nunca les faltara una abundante clientela.

 


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Manuel José Escotet Rodríguez (lunes, 24 agosto 2020 16:11)

    Muy pequeño recuerdo haber ido allí con mis padres y mis tías Manolita, Pili y Angelines, era un sitio especial que me gustaría volver a ver. Soy de la rama Escotet que emigraron a Venezuela (César, mi padre; Miguel y Emilio) de ellos solo nos queda Emilio.